Los Picos de Europa

Su Mejor Destino en España

Playas

La Playa de Guadamía

 

Los acantilados y la playa de Guadamía bien podrían servir como aula natural para un curso intensivo de modelado cárstico. Además de una playa prácticamente fluvial, encontramos en este entorno formas sorprendentes que el mar ha creado en una permanente pugna por sobrepasar la barrera natural de la propia costa. Las huellas de disolución son muy profundas y han alcanzado gran desarrollo en forma de oquedades y canales en la superficie de las rocas calcáreas. Los acantilados se encuentran plagados de covachas y de los denominados bufones: estrechas chimeneas verticales por las que el agua sale a borbotones con gran estruendo, mezclando agua salada y aire.

En Guadamía encontraremos una de las áreas recreativas más bellas de Asturias. Organizar una comida campestre en este espacio es una idea estupenda. Nos encontramos al borde mismo del mar, en una rasa costera con vistas extraordinarias a la costa alta de Llanes y a los perfiles jurásicos de Ribadesella. Tras nosotros, al fondo, se levanta la Sierra de Cuera; al frente: la playa. En los riscos del litoral, los pescadores locales pescan a gran altura. El enclave es idílico.

Siguiendo la ruta marcada que sale de la propio área recreativa, un serpenteante sendero, podemos realizar una pequeña excursión por las inmediaciones. Al paso nos salen los llamados pozos secos que salpican la zona. Tienen un gran perímetro y las rocas, como almenas puntiagudas, se organizan de forma concéntrica dejando en el centro un negro fondo donde golpean las olas. El mar entra en estos espacios a pesar de que algunos guardan gran distancia con el acantilado. En algunos casos se forman verdaderas piscinas naturales.

El río Guadamía, frontera natural entre los municipios de Ribadesella y Llanes, en su corto recorrido de unos siete kilómetros desde la Sierra del Cuera, desciende entre bellos parajes hasta llegar al mar a la altura del castro Arenes. Al desembocar en la propia playa de Guadamía o playa de Llames, ha esculpido a su propia imagen una estrecha garganta. En la zona que antecede a Guadamía forma un arenal o marisma conocida por los lugareños como La Siatera, una especie de fiordo de aguas tranquilas.

La playa resulta sorprendente. Un canal estrecho, alargado entre los acantilados, cuya propiedad se disputan el propio río y el Cantábrico. No existe playa más protegida de las embestidas del mar en todo el oriente de Asturias. Es, por tanto, muy segura para el baño. En el inicio de su larga lengua la profundidad del agua es escasa e ideal para los niños. En marea baja lo que queda es un arenal de gran longitud, idóneo para los juegos playeros y para tomar el sol.

La longitud de la playa es de unos 800 metros, perpendicular a la costa, la anchura del canal de unos 80 metros, la arena es blanca y fina, la profundidad media en la zona de baño es 1,50 metros, sin declives ni depresiones bruscas. Las aguas tienden a remansarse. Está limpia de rocas y de algas. El oleaje es escaso o nulo y no hay riesgo de corrientes.

 
Cómo llegar

Los núcleos de acceso más próximos a la playa son las aldeas de Llames de Pría (Llanes) y Cuerres (Ribadesella). Para llegar a ellas lo hacemos desde la AS-263 que comunica los municipios de Llanes y Ribadesella en la zona limítrofe de ambos concejos.

Desde Llames de Pría existe acceso rodado a la Playa, si bien resulta conveniente afrontar el último tramo a pie pues no hay aparcamiento abundante en las inmediaciones de la playa.

Desde Cuerres, y a través de un camino asfaltado de unos dos kilómetros, podremos llegar hasta el área recreativa, a escasos metros de la playa.

Noticias Rápidas

Anadón: «Cada centímetro que suba el mar, se perderá un metro de playa»

El catedrático de Ecología afirma que el cambio climático afectará al turismo

Rutas inéditas por los Picos

Luis Aurelio González y Loli Palomares publican una guía con diez itinerarios de «trekking» por el macizo.

Está aquí: Home Información de la Zona Playas La Playa de Guadamía